By Katherine Kallergis

El gasto en construcción subió en el sur de la Florida el mes pasado, según un nuevo informe de Dodge Data & Analytics.

El precio de iniciar una construcción subió 58 por ciento a $1.67 billones en junio en comparación con el año anterior gracias a un gran impulso en la construcción comercial. El precio inicial para proyectos comerciales totalizaron $1.1 billones el mes pasado, un aumento de 157.4 por ciento año tras año. La construcción residencial cayó 10 por ciento a $563 millones. En lo que va de año, las cifras son menos dramáticas.

En general, los inicios de la construcción han ascendido a $5.670 millones de dólares, 3% más que los $5.510 millones de dólares. La construcción residencial también registró una caída en el año hasta la fecha, reflejando la desaceleración en las ventas de viviendas y condominios en el sur de la Florida. En lo que va del año, las construcciones residenciales cayeron un 26 por ciento a $2.600 millones de dólares, frente a los $3.500 millones de dólares de la primera mitad del año pasado.

En mayo, la disminución de la construcción residencial redujo el gasto de construcción en 5 por ciento a $669 millones de dólares año tras año y 10 por ciento menos en base acumulada a casi $4 billones de dólares. La desaceleración en el desarrollo de condominios ha afectado el negocio de construcción en los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach. Los mayores contratistas generales de la región, como MCM, Coastal Construction Group y Moss & Associates, están cambiando su negocio hacia apartamentos de alquiler, aeropuertos, escuelas, oficinas, puentes y más.

La industria también está lidiando con una fuerza de trabajo cada vez menor y envejecida. La fuerza laboral de la construcción en Estados Unidos se redujo en tamaño a 10.4 millones de trabajadores en 2015 de 10.6 millones en 2010, según un análisis reciente de datos del censo.