By John Charles Robbins

El Miami Marine Stadium está finalmente destinado a un renacimiento de varios millones de dólares, que podría beneficiarse de fondos de inversión extranjeros.

Mucho debe ocurrir primero, pero si los planes avanzan, la reconstrucción del estadio será elegible para fondos extranjeros a través del Centro Regional EB-5 de la Ciudad de Miami.
Mikki Canton, director del centro, dijo que depende de la supervivencia del programa EB-5, que el Congreso amplió en diciembre hasta el 28 de abril.

La visa de inmigrante EB-5 está diseñada para crear empleos y estimular el desarrollo económico. El programa permite a los extranjeros inviertan en empresas que creen empleos locales y satisfacen requisitos claves a cambio de la residencia.
Durante varios años, mientras los críticos buscaban cambios, el programa ha conseguido una serie de extensiones a corto plazo.

Marine Stadium, propiedad de la ciudad en Virginia Key, ha sido cerrado y se ha ido deteriorando desde que el huracán Andrew golpeó en el año 1992.
Después de años de interés en restaurarlo, los comisionados de la ciudad aprobaron en noviembre un préstamo de $45 millones de dólares para renovar y mejorar el estadio junto con otros trabajos en la isla.

Y el mes pasado los comisionados aprobó un contrato con R.J. Heisenbottle Architects para trabajos de arquitectura e ingeniería para el estadio, poniendo en marcha la tan esperada restauración.

La señora Canton dijo que el centro regional EB-5 de la ciudad ha decidido que la restauración del estadio merece una designación preliminar como un proyecto elegible para EB-5.
«Una vez que determinamos que un proyecto cumple… entonces seguiremos adelante y reunimos documentos, luego lo exponemos a los inversionistas», dijo.

«Estamos en ese proceso ahora y dentro de dos meses, asumiendo que nada cambie con inmigración [y la ley EB-5] sacaremos los documentos para los inversionistas.

«Ahora estamos trabajando con nuestros abogados y economistas. Estamos trabajando muy diligentemente», dijo sobre el Estadio Marino.