Por Peter Lane Taylor

Inevitablemente parece que los ríos son una de dos cosas para una ciudad: una arteria vital y vibrante que lo construye históricamente (piense en el Sena a través de París, el Sumida a través de Tokio o el río Chicago a través del centro de la cuidad de los vientos) o una tubería de agua negra que década tras década, sacri ca un área caminable al frente del agua para una tierra sin bodegas, puertos, plantas eléctricas, e instalaciones de tratamiento de aguas residuales (piense el río Delaware en Filadel a).
Durante años, el río Miami que uye por el centro de Miami (sí, la ciudad tiene un río, no sólo las playas) ha sido un ejemplo clásico de este último, un «río de trabajo» en lugar de uno moderno «frente al agua». Pocas personas saben esto y el potencial que representa desde el punto de vista del desarrollo inmobiliario, Shahab Karmely, fundador y director de KAR Properties, una firma global de inversión y desarrollo inmobiliario apuesta a su futuro en parte por el renacimiento actual de la parte frontal del rio Miami.

Mientras esta distante de Trumpiano en su alto per l público, KAR no es ningún jugador pequeño en el desarrollo inmobiliario internacional. En las dos últimas décadas, KAR y sus liales han adquirido y monetizado más de 3 millones de pies cuadrados de o cinas, de uso mixto lujoso y espacio industrial en Estados Unidos, el Sudeste Asiático y Europa. KAR ahora supervisa una cartera de desarrollo y un gigantesco oleoducto de 5 millones de pies cuadrados. Así que Karmely sabe lo que funciona y lo que no, cuando se trata de la clientela internacional que es la fuerza impulsora detrás del mercado inmobiliario del Sur de la Florida. En Miami especí camente, KAR ha invertido más de $150 millones de dólares en los barrios establecidos de la ciudad, así como la compra de tierras vacantes durante años en barrios emergentes donde el único valor ha sido su «potencial».
Oír a Karmely contar la historia de lo que el Río Miami fue una vez y lo que nalmente espera que sea dentro de los próximos años, es entender cómo puede ser riesgosa y dura la urbanización de sectores frente al rio pero lo más importante, cuan poderoso y el impacto que puede tener en el futuro vibrante y el desarrollo económico de una ciudad a largo plazo.

En un artículo sobre el renacimiento del desarrollo inmobiliario del río Miami en junio del año 2015, el Miami Herald hizo referencia a los «pedazos emergentes» que históricamente tenían las grandes compañías internacionales de bienes raíces buscando en Miami Beach, Sunny Isles y cada pulgada cuadrada de Biscayne Bay para su próximo proyecto de desarrollo de gran altura. El Herald estaba siendo educado.
«En la década de 1980», recuerda Karmely, «El río Miami era algo como de un episodio de Miami Vice. Fueron los días de la cocaína. Los corredores de drogas cruzarían el río Miami en lanchas rápidas sin temor a la ley. Hubo tiroteos. Los turistas ni siquiera pensaban en venir aquí. Pero por eso sabía que había una oportunidad. Todo esto estaba sucediendo en medio de una de las ciudades más cosmopolitas de América y a minutos de South Beach «.

A pesar de esto, el Rio Miami, la «última frontera frente al agua», creando un ambiente que atraería dólares de reconstrucción no era una tarea fácil. El dragado y la limpieza del río tardaron cinco años en completarse en 2008 y costó 89 millones de dólares. Dado el esfuerzo, la logística y los costos requeridos, requirió una amplia colaboración política y apoyo del sector público y privado.
«En el año 1998, el Estado de la Florida creó la Comisión del Río Miami, que ha trabajado incansablemente en asociación con los sectores públicos y privados para mejorar signi cativamente el distrito de uso mixto», explica Horacio Stuart Aguirre, presidente pro-bono de la Comisión Miami River. «El Congreso de los Estados Unidos, el Estado de la Florida, la Administración de Distrito del Agua del Sur de la Florida, el Distrito de Navegación Fluvial de la Florida, el Condado de Miami-Dade, la Ciudad de Miami, la Comisión del Río Miami y el sector privado se asociaron para mejorar el río que ha sido desaprovechado, con un potencial para uso mixto. Estas mejoras han atraído grandes desarrollos del sector privado y hoy el Río Miami es un ejemplo de un Renacimiento completo «.

Basándose solamente en las estadísticas de reconstrucción, Karmely jugó sus cartas correctamente. Actualmente, la inversión de revitalización en el río Miami desde el año 2000 ha dado lugar a un total de 55 nuevos edi cios, ya construidos o en construcción, que ascienden a más de 15.960 nuevas unidades residenciales y más de 750 habitaciones de cinco estrellas. Los puntos de venta de licores con descuento y tiendas han sido reemplazados por algunos de los destinos culinarios más nuevos y conocidos de Miami como Zuma, Cipriani, The Capital Grille, Wolfgang’s Steakhouse y Miami River Yacht Club. Docenas de otros se planean. En el lado comercial está Saks Fifth Avenue que acaba de abrir un nuevo almacén grande en el río en el recién terminado Brickell City Center. Se han construido más de seis millas de vía verde del Río Miami, de 16 kilómetros de extensión, que unen diez parques y espacios verdes diferentes.
Además de las propiedades de KAR, las otras fuerzas que han apostado grande en el renacimiento del río son jugadores serios con dinero, incluyendo algunas de las compañías más grandes del desarrollo inmobiliario del mundo como el grupo Related, Swire Properties de Hong Kong y Chetrit Group con un proyecto que se estima costará más de mil millones de dólares.

El nuevo proyecto emblemático de Karmely en el río se llama One River Point, ahora en fase de pre-venta, es arquitectónicamente y económicamente simbólico para el futuro que KAR, The Related Group, Swire, Chetrit Group y otros desarrolladores inmobiliarios internacionales preveen para el rio Miami en los próximos años. En lugar de las lanchas rápidas llenas de cocaína, Karmely se imagina los yates de lujo atracados junto a los restaurantes estrella Michelin. Allí donde antiguamente habían bloques vacíos cercados y alambrados de púas, el ve corredores comerciales de uso mixto, parques frente al agua peatonales y sitios históricos protegidos. Donde no había ningún turista a la vista, él anticipa una nueva generación de viajeros de Miami que acuden a la orilla de rio primero y a Miami Beach después.
One River Point, representado exclusivamente por el corretaje de Douglas Elliman en Florida, es un gran paso adelante para hacer realidad la visión de Karmely. Un desarrollo transformador de 350 pisos de altura diseñado por el internacionalmente reconocido arquitecto Rafael Viñoly, One River Point se asienta sobre un pedazo de seis acres de propiedad justo en el río directamente frente al recién terminado Brickell City Center, donde Karmely juntó tres lotes vacantes en el año 2006 por un total de $75 millones de dólares.
«La adquisición de estas parcelas, una al lado de la otra, nos permitió realizar nuestra visión de crear el único enclave de lujo cerrado en Miami en el río».

One River Point, se eleva a 780 pies del río, consistirá en dos torres de cristal transparentes conectadas en la cima por un puente de tres pisos con cristal otante que contendrá un Club privado de 35.000 pies cuadrados comisariado por un hotelero de renombre mundial, Adrian Zecha. Una cascada de 85 pies de altura que desciende cuatro pisos por el pórtico adornando la entrada, manteniendo la íntima conexión histórica de Miami con el sonido y el movimiento del agua.

Uno de los otros servicios exclusivos del hotel resort de clase mundial de River Point incluye ascensores privados, techos de 10 a 12 pies de altura, paredes de vidrio de piso a techo, terrazas de cristal cerradas con amplias vistas al río Miami, la bahía de Biscayne y el horizonte de Miami . Las torres también incluirán áticos personalizados de hasta 12.000 pies cuadrados que cuentan con piscinas privadas. Una bóveda central en el sitio, exhibiciones de arte giratorias por un curador interno, así como el espacio de almacenamiento de arte, que permitirá a los coleccionistas ávidos de arte y adictos a Art Basel complacerse a sí mismos teniendo su propio museo privado lo más cerca posible. Los residentes y los huéspedes también tendrán acceso a 25 suites de lujo en el Sky Club que vienen con servicio de hotel 5 estrellas para familias de fuera de la ciudad, compañeros de trabajo y otros huéspedes.

«El signi cativo desarrollo a lo largo del río Miami re eja la extraordinaria demanda de estilo de vida en el centro de la ciudad de Miami y bene ciará la cultura y el estilo de vida del nuevo Miami», dijo Jay Parker, presidente de Douglas Elliman Florida. Karmely y KAR Properties ayudaron a Douglas Elliman y a nuestro liderazgo en Florida a entender la viabilidad de la oportunidad de «reurbanización» asociada con el río y mientras hay varios proyectos desarrollados a lo largo del río, One River Point se distingue de manera única ofreciendo un nivel de calidad , la so sticación, la seguridad y la accesibilidad de una manera única que muy pocas propiedades podrán competir.

Los precios de las unidades One River Point, de una, dos y tres habitaciones van desde $850.000 a $12 millones de dólares, más altos para lospenthouses. Los compradores internacionales y los inversionistas de bienes raíces que buscan un pedazo del futuro de Miami no deben retrasarse. One River Point se está agotando rápidamente.